Don Pascal

Don Pascal nació en Toulouse (sur de Francia) en 1966, y desde que cayera en sus manos a los 9 años su primer LP – un disco de música brasileña- no ha dejado de aumentar su colección personal de discos.

 

A comienzos de los años noventa, ya pinchaba en París. Al mismo tiempo, se dedicaba a la promoción de artistas de músicas negras, en una época donde las discográficas sólo firmaban con artistas de rock o canción popular francesa.  Desde el principio, el marco de sus selecciones estaba ya claramente definido:  apertura dentro de lo más sabroso de las músicas negras y latinas.

 

Sus primeros contactos con la salsa fueron a través de canciones como “Acid” de Ray Barretto y varias otras producciones de la Fania. Fue expuesto a esta música también a través de la entonces excelente programación de Radio Nova en París, y de lugares como la Chapelle des Lombards, el New Morning o el Bataclan donde se producían artistas como Azuquita, Alfredo Rodríguez, Ray Barretto,  Papaito, la Orquesta Aragón, Celia Cruz, José Alberto “El Canario”, Willie Colon, Africando y muchos más.

 

A partir de 1991 Don Pascal organizó fiestas semanales en el legendario club Le Palace, donde tocó Cachao en 1995.  Allí programaba grupos de Funk, Dancehall y música africana, y pinchaba con varios DJs africanos música africana, Funk y Salsa.

 

Entre 1992 y 2000, trabajó para las discográficas Sony Music (ex-CBS) y Virgin, donde se encontró implicado directamente en la promoción comercial de artistas como Gloria Estefan, Rubén Blades, Air, Michael Jackson, Fugees, Massive Attack, entre muchos otros destacados artistas de la escena musical mundial.

 

Durante esta época viajó dos veces a Cuba (en 1995 y 1997) donde descubrió las raíces de la salsa, a través del Son de Santiago de Cuba y de bandas como la de Elio Revé, Adalberto Álvarez o Son 14.  Fue entonces cuando descubrió la obra del gigante cubano Benny More, desde entonces uno de sus artistas preferidos.  En palabras de Don Pascal: “En 1997, recorrí toda la isla en coche con un amigo escuchando en su mayoría cintas musicales de Benny More.  El “bárbaro del ritmo” se quedó en mi corazón y en mi genética musical para siempre.  Creo tener toda su obra en vinilo y también CD. Por eso el homenaje en mi canción “Tributo“.

 

Luego de su traslado a Barcelona en 2003, Don Pascal materializó dos importantes encuentros, que condicionaron su camino musical en esta ciudad.  Por una parte, con su compatriota Fred Guzzo, fundador y DJ residente del famoso Cafe Royale.  Allí tuvo la oportunidad de unirse como DJ a la programación musical de este mítico lugar para los amantes de la buena música bailable. DJ Fred Guzzo había elaborado una mezcla original y armoniosa de Jazz, Soul, Funk, Soulful House, Latin Jazz, y música brasileña, todos estilos que Don Pascal pinchaba ya en París.  Don Pascal contribuyó con la apertura de esa selección con Salsa Dura, Funk ochentera y Broken Beat.  Este último ritmo, aparecido en Londres en los años 2000, puede escucharse en la canción “Tributo”.

 

Y por otro lado, el segundo encuentro fue con otro compatriota francés, el DJ y productor Fred Spider.  Juntos, Fred Spider y Don Pascal comenzaron a producir música bajo el nombre de THE JIVERS, con el claro objetivo de hacer una propuesta diferente a la tradición del Jazz bailable (Jazzdance), del cual ambos eran aficionados.  Su primera producción, “Do What” con la cantante Anqui, vio la luz en 2009 con un destacado sello alemán de Nu Jazz, Jazz & Milk. 

 

Esta producción recibió una acogida muy positiva por DJs de diferentes partes del mundo.  Además fue incluida, entre otras, en la recopilación mayor Saint Germain des Prés Café vol.11.  A esto le siguió un EP en 2011 con el título “Move on Girl”, y varias remezclas.

 

En 2011 también, Don Pascal realizó su primer viaje a Colombia, al tiempo que trasladaba su residencia a Londres.  Ya en su segundo viaje a Colombia, en 2013, pasó por Cali y se puso en contacto con Quantic para facilitarle los datos de un pianista.  Tenía desde hace tiempo, la idea de combinar un piano de salsa con unos ritmos Broken Beat y House que ya tenía preparados.  Cristhian Salgado grabó los tumbaos de piano y encontró el cantante que Don Pascal necesitaba para introducir una voz a este proyecto.  Héctor Viveros, grabó bajo su dirección las letras de la canción “Tributo”, en homenaje a la Salsa Clásica.

 

Don Pascal pasó un solo día en Panamá, en enero 2013, cruzando el país entre Colón y Panamá. Desde entonces, sueña con volver a este país de gran tradición salsera.

 

 

Fan de Don Pascal? No dejes de informarte sobre su carrera suscribiéndote al servicio de actualizaciones.


updates